Blancorexia u obsesión por los dientes blancos: ¿Qué peligros conlleva?

Conseguir una imagen perfecta se ha convertido, en la actualidad, una prioridad para muchas personas. Sabemos que poseer una sonrisa bonita es uno de los factores que contribuyen a ello con más fuerza. La perfección no solo se consigue con una adecuada alineación de las piezas dentales; el color de la dentadura puede afectar, también, de manera significativa. En base a ello, cada vez se observan más casos de blancorexia; una gran obsesión por conseguir una sonrisa blanca y brillante que, además de dejar de resultar estética, entraña otros peligros de gravedad para la salud bucodental y general. Descúbrelos aquí.

¿Qué es la blancorexia?

Llamamos blancorexia a una obsesión desmesurada por conseguir unos dientes blancos. Suele estar caracterizada por una falsa sensación de dientes manchados o de insuficiente color blanco. En muchas ocasiones, y promovido por los problemas de autoestima que estas creencias pueden ocasionar, las personas que lo sufren se someten a excesivos blanqueamientos dentales. El resultado es la consecución de un color no natural así como la aparición de diferentes problemas en sus piezas dentales.

¿Cómo identificar la blancorexia?

Existen algunos signos de alarma que pueden hacernos sospechar de una posible obsesión por conseguir unos dientes extremadamente blancos. Los más importantes son:

  • Una visión subjetiva de problemas en nuestra estética dental que no es detectada por otras personas. Esto nos impulsa a querer someternos a reiteradas técnicas de blanqueamiento dental.
  • Para la persona, es un problema real que interfiere significativamente en su vida, de manera que le impide desarrollar un buen nivel de autoestima y seguridad. En ocasiones, la persona evita enseñar su sonrisa por miedo a que otras personas detecten el problema que cree tener.
  • Llevar a cabo más blanqueamientos de los recomendados por el profesional, desatendiendo las indicaciones y recomendaciones con el objetivo de conseguir unos dientes cada vez más blancos.
  • La llevada a cabo de técnicas de blanqueamiento caseras, las cuales no resultan efectivas ni seguras.

¿Qué peligros posee la blancorexia?

La blancorexia u obsesión por conseguir unos dientes excesivamente blancos conlleva la llevada a cabo de técnicas blanqueadoras de manera muy frecuente en el tiempo. Teniendo en cuenta que este tipo de técnicas suelen ser invasivas, su reiterada aplicación puede suponer un verdadero peligro para las piezas dentales y la salud bucodental general. Algunos de los peligros más importantes son:

Sensibilidad dental

Las técnicas de blanqueamiento se realizan directamente sobre las piezas dentales, creando una fricción que puede desgastarlas. Haciendo un uso correcto de las técnicas blanqueadoras, este peligro no resulta realmente significativo; no obstante, sí que lo es si repetimos los tratamientos de manera frecuente.

El desgaste de la pieza dental puede provocar sensibilidad a la hora de comer alimentos muy fríos o calientes, como consecuencia del contacto de estos elementos con nuestras piezas dentales. Esto puede interferir negativamente en nuestro día a día, evitando ingerir alimentos que deseamos con el objetivo de no experimentar las molestias tan características.

Erosión dental

Como consecuencia a la pérdida de esmalte, los dientes pueden experimentar la aparición de caries e incluso fracturas que dañarán de manera significativa la estética de nuestra boca.

Irritación y sangrado de encías

La constante exposición a las técnicas de blanqueamiento puede desgastar las encías, creando irritación y sangrado. Esta irritación puede alargarse hasta la zona de la garganta. Todo ello interfiere de manera significativa en nuestro bienestar.

¿Qué hacer en caso de sufrir blancorexia?

La blancorexia puede ser difícil de detectar, pues la necesidad de blanquear los dientes supone un aspecto subjetivo pero real para la persona que lo sufre. No obstante, detectar este problema es el punto de partida para poder evitar los problemas asociados a los constantes blanqueamientos y solucionar el problema.

Nuestro centro odontológico de confianza puede ser de gran ayuda para poder controlar esta obsesión tan marcada y peligrosa. El profesional podrá asesorarnos desde una perspectiva científica y sanitaria, con el fin de encontrar el equilibrio entre estética y salud. Tener en cuenta su criterio puede ayudarnos a observar el estado de nuestra dentadura desde una perspectiva objetiva y real. En Clinica Dental Blanc te ofrecemos nuestro mejor trato humano y la profesionalidad de nuestros servicios para que consigas una sonrisa bonita y sana. Ven a conocernos y aprovecha tu primera consulta gratuita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.